Monday, September 21, 2009

Una sola familia cubana

Reproduzco el post de Reinaldo Escobar.

Me tomo la libertad de cambiarle la foto por esta de Orlando Luis Pardo Lazo -es que están espectaculares sus fotos del concierto y no pude soportar la tentación. También de cerrar con una canción que no me gustó mucho, pero viene a tono.


Reinaldo Escobar: Una sola familia

Yo también hubiera preferido que fuera un Concierto por la Libertad, por aquello de las prioridades, pero si la paz fue entendida como sinónimo de reconciliación entre la familia cubana, entonces estoy de acuerdo con Juanes en el nombre escogido para su presentación en La Habana.

Reconciliación no sólo entre las polaridades más visibles: víctimas y victimarios de uno y otro grupo, sino también entre los que dejaron de hablarse por discrepancias políticas, entre quienes fueron carcomidos por la sospecha de que el otro era de la CIA o del G-2, vendido oportunista o mercenario sin conciencia. Será difícil, pero imprescindible, porque si los cimientos no son fundidos con el material que la paz y la reconciliación proporcionan, la libertad terminará siendo un perro rabioso que nos morderá a todos.

Ya tuvimos un 1959 que se llamó “El año de la liberación” con aquellos tribunales revolucionarios dictando sentencias de muerte que se ejecutaban inmediatamente. Me recuerdo a mí mismo con apenas doce años gritando “¡paredón, paredón, paredón!”. Sí, ya sé que no era mi culpa, pero tardé demasiado tiempo en horrorizarme.

La plaza estaba llena, no sólo de personas, sino de modos de pensar, de tendencias y credos. Nadie puede dividir en dos bandos a toda una nación. A ver, usted que me está leyendo, ¿en cuál saco quiere que lo echen?, ¿donde van los que hicieron explotar un avión en pleno vuelo en el que viajaba nuestro equipo de esgrima, o en el que están los que hundieron el remolcador 13 de marzo, cargado de inocentes? ¿En el saco de los que ahorcaron al alfabetizador Manuel Ascunce o en el de los que ordenaron derribar dos avionetas desarmadas? La gente que vi en la plaza el pasado domingo no cabía en ninguno. Los jóvenes que acompañaban las canciones tenían sus ojos puestos en el futuro, no digo que fuera un coro de ángeles, pero no seré yo quien los satanice como “cómplices de la dictadura”.

Que los cubanos seamos una sola familia es un hermoso y necesario propósito, gústele a quien le guste y pésele a quien le pese.


3 comments:

chiquitacubana said...

muy bueno ese texto de Reynaldo; besos Veronica

Armienne said...

Me gusta y me llena este comentario.

Evidencias said...

Hoy dijo Emilio Estefan en María Elvira que se puede olvidar pero no perdonar. Yo creo que es todo lo contrario.
Abrazos a las dos.