Friday, January 8, 2010

Miles de cubanos forman su propia ‘Florida’ en Ecuador


“Hola soy cubano y busco una chica para matrimonio por conveniencia, en España o Ecuador preferiblemente, la cantidad la discutiríamos después del contacto”. El anuncio aparece en la red social “Solar de los cubanos” y allí la oferta y demanda para “negociar” las uniones conyugales abundan.

“Me ofrezco como novia para matrimonio con chico cubano en Guayaquil- Ecuador” anuncia Gloria Vásquez en la misma página, mientras Jorge Arcentales ofrece a todos los cubanos y cubanas “somos un grupo de amigos dispuestos a casarnos con gente cubana por cómodo pago a cambio de papeles”.

Desde que, el 20 de junio del 2008, el presidente Rafael Correa decretó la eliminación de visa, a todas las nacionalidades, para ingresar al Ecuador y permanecer como turistas hasta por tres meses, este pequeño país registra un inusitado ingreso de peruanos, chinos y colombianos que llegan en busca de trabajo, atraídos por la dolarización vigente desde hace 10 años.

Los cubanos con la esperanza de una “nueva forma de vida” o legalizar documentos que les permitan llegar a los Estados Unidos, también han hecho del Ecuador un país de residencia, trabajo, comercio y hasta sede de redes ilegales para indocumentados mediante la compra venta de esposos y esposas ecuatorianos.

Matrimonio por conveniencia

Cerca de 1.800 de estos matrimonios binacionales se realizaron durante el 2009, según datos, no oficiales, de la dirección Nacional del Registro Civil.

Para algunos ecuatorianos, “ayudar” a que los cubanos se radiquen en el país también se ha convertido en un negocio. Las cartas de invitación. Los matrimonios pagados, la residencia temporal o permanente, las cartas de invitación o los trámites de legalización ya tienen “tarifa”.

Ciudadanos humildes se han prestado para estos “acuerdos” que le permiten al extranjero obtener su cédula de residente extranjero y con ello trabajar, estudiar o dedicarse a actividades comerciales.

‘Rosita’ una cubana de 29 años, pagó 2.000 dólares a un compatriota que le consiguió la carta de invitación para llegar a Quito, la capital ecuatoriana. En julio pasado contrajo matrimonio con un joven 4 años menor que ella, al que le pagaron 1.200 dólares. Cerca de cinco mil dólares le costó ser residente ecuatoriana.

Ya tienen su 'Calle Ocho'


“Salir de Cuba es lo único que queremos miles de cubanos y este país nos está ayudando aunque haya que pagar por legalizar los documentos” comentó a ELMUNDO.es.

Ella trabaja en un restaurante como mesera y espera la ayuda de familiares en Estados Unidos para llegar a Miami. Ahora comparte un pequeño departamento con 5 compatriotas suyos en el barrio La Florida, en el centro norte de Quito.

Es en este sector donde cientos de cubanos han organizado su residencia y han levantado pequeños comercios como tiendas, restaurantes y bazares o trabajando en bares, supermercados, almacenes. “Ya estamos formando nuestra ‘calle Ocho’ dice sonriente Ramiro, quien llegó hace dos meses y se dedicó, según dice exitosamente, a la venta de celulares.

La concentración cubana se incrementa en Quito y en la costera ciudad de Guayaquil. Se los ve en barrios residenciales, en edificios de departamentos, en supermercados o en restaurantes y cafeterías o realizando trámites en las oficinas de Cancillería o el Registro Civil.

Las cifras lo confirman: El ingreso de ciudadanos de la isla de Fidel se ha incrementado de 2.700 anuales a más de 2.300 mensuales, algo más de un 630%.

Mientras en el año 2005 la cifra de estos ciudadanos que ingresaban al país, en calidad de turistas o integrantes de misiones deportivas, médicas o profesionales era de 2.726, en el 2009 la cifra se incrementó a 25. 121. En la cifra constan cientos de profesionales, particularmente de la salud, que han llegado temporalmente para colaborar con los programas sociales del Gobierno.


Más en ElMundo.es.

2 comments:

Lazaro Gonzalez said...

Me habian comentado algo de eso, pero estoy verdaderamente asombrado de las proporciones que ha adquirido. Muchos afectos Vero.

Evidencias said...

Saludos Lazaro, y felicidades por el nuevo año.