Saturday, June 6, 2009

¿Seguirá adelante el acercamiento entre Cuba y EEUU?

El Gobierno de Estados Unidos ha acusado este viernes al ex funcionario del departamento de Estado Walter Kendall Myers, de 72 años, y a la esposa de este, Gwendolyn Steingraber Myers, de 71, de espiar para Cuba durante 30 años.

La Agencia Federal de Investigación (FBI) arrestó este jueves al matrimonio, tras una investigación de tres años para encontrar al topo cubano que se sospechaba que estaba hurgando en los secretos del departamento de Estado. Walter Myers, conocido como Agente 202, y su mujer, alias Agente 123 y Agente E-634, han comparecido este viernes ante un tribunal de Washington y en caso de ser condenados afrontarían una pena máxima de 35 años de cárcel.

De acuerdo con el Gobierno estadounidense, Walter Myers, que estaba autorizado para ver documentos con el sello Top Secret, entregó información confidencial al régimen de La Habana desde 1979 con la ayuda de su esposa, que trabajaba en un banco. Según la fiscalía, Gwendolyn Steinbrager Myers pasaba los documentos a los cubanos intercambiando carritos de la compra en el supermercado.


Toda la noticia en aquí.

3 comments:

Armienne said...

Pienso que el único obstáculo real a la política de acercamiento que ha emprendido EU son Fidel Castro y el gobierno cubano a quienes conviene dejar las cosas como están y que siga el embargo.

Norberto Clemente said...

hola por aca, subi una entrada a mi blog que puede ser una evidencia mas de la represion por parte del gobierno hacia las Iglesias en Cuba. Te invito a leerla. Un saludo.

Evidencias said...

Armienne, yo creo que el embargo es una de las principales armas de marketing del gobierno cubano en su propaganda antimperialista y su viejo papel de víctima.

Norberto, el derecho a reunión en Cuba es algo que el gobierno nunca ha aceptado más allá de las casas de la seguridad del estado y los CDR. En cuanto a aceptar las creencias religiosas, la historia de la represión es larga. Y de que tu casa sea realmente tuya... como te comenté en tu blog, el coma-andante se tomó en serio aquellos cartelitos de mi casa es tu casa.