Monday, June 1, 2009

Otro "Blues" para La Habana

No sabía que Roberto San Martín tenía un blog, El Coma Andante. Encabezado por este párrafo:

Por qué? Por qué vivo fuera de mi país? Por qué hace años no veo a mi hermana que vive en los EEUU? Por qué no conozco a mi sobrino? Por qué voy a tener un hijo spañol? Por qué? Por qué la soberbia de una revolución agónica condena a miles de cubanos a no conocer, a morir sin haber visto, a vivir por inercia, por qué somos un ejemplo que no queremos seguir? Por qué es tan difícil vivir tan lejos de tanta tristeza. Por qué?


Yo me enteré por el Facebook, gracias a Gladys Castillo, que me envió un mensaje recomendándome el post que aparece a continuación:

Foto - From the album: "Habana Blues" by Roberto San Martín – Facebook.


Señores,compañeros,amigos y enemigos...

Tengo un amigo que hoy amaneció en La Habana, buen amigo, actor, revolucionario (revolucionario de los que creen en que una revolución es una herramienta de cambio, que son los que me gustan a mi) comprometido y gozador.

Bueno pues ese amigo hoy amaneció en La Habana; y yo lo quiero mucho en serio lo quiero. Pero en momentos como este, lo odio. Odio su capacidad de entra y salir de mi país (por supuesto no es cubano) odio la tranquilidad con la que resuelve -me voy a La Habana unos días de vacaciones. Odio cada uno de los pasos que da hacia la agencia de viajes, odio cada uno de los consejos que me pide sobre lugares interesantes y vías menos caras, odio la sonrisa que se le dibujaba en el rostro cada vez que pensaba en que hoy iba a amanecer en La Habana...

Cuanto durará este odio? Cuando esta tristeza dejara de ser parte de mi? Cuanto tiempo tendré que disfrazar de odio mi deseo de estar en mi casa? Mi necesidad de reunir a mi familia, mi añoranza de un domingo en casa de mi abuela sin pensar en nada más que en como lograr ser más gracioso que mi hermana o en como joder a mi tío o en nada, simplemente, en nada.

En dejarme querer, en acurrucar mi cuerpo en la misma cama con todos y hablar de cosas insulsas o importantes o discutir y empujarnos hasta tirar a uno de la cama. Cuanto tiempo deberé aparentar que no me importa, que no me duele, que soy fuerte, duro, áspero.No es justo señores, compañeros, amigos y enemigos, no es justo que una niña nazca en una casa donde el resentimiento no permite la felicidad. No es justo que esa niña no conozca nunca la tierra de su padre (al menos de manos de este) Es abominable distanciar, desarraigar y destruir personas por razones tan cuestionables como la patria, la bandera, la dignidad y "La Revolución".

Señores, compañeros, amigos y enemigos:

No existe la patria, existen las familias, no hay banderas más lindas que la ropa tendida al sol en un balcón o patio o solar yermo de mi país, la dignidad es lo que pierdes cuando abandonas tus callecitas llenas de baches para buscarte la vida en cualquier país a cambio de unos pesos, dólares, euros, bolívares, yenes, rupias, etc, etc para que los que la conservan(la dignidad) puedan comer y tomar café y vestir y "La revolución" ,al menos la nuestra se ha convertido(aunque no se si alguna vez fue otra cosa, ya dudo de todo)en una de las armas de represión más perfecta que se haya inventado jamás, arma de represión masiva, arma usada a diario contra todo un pueblo que se muere. Que se muere de tristeza, de inanición, de desesperanza, de dolor acallado durante años, de dolor escondido, de dolor enquistado, de dolor putrefacto, que hiede y hiere sin contemplaciones, de un dolor más que conocido, de un dolor que ya es como de la familia.

De dolor nos estamos muriendo, nos están matando a base de tristeza e incomunicación y lo más increíble es que de estos llantos no se entera nadie porque si algo funciona bien en mi país es el silencio, hay un dicho que dice: eres dueño de lo que callas y esclavo de lo que dices. Nosotros somos esclavos de lo que callamos y de lo que decimos. Somos esclavos y punto. Estamos en pleno siglo XXI y se nos niegan derechos básicos en estos tiempos para la mayoría de los ciudadanos del mundo. En cualquier país del mundo y oídlo bien EN CUALQUIERA!!!!! En los más pobres en los más deprimidos, en los mas jodido y en los que mejor están, cualquiera de sus ciudadanos tiene derecho a expresarse libremente y a acceder a la información (como mínimo)que después lo puedan hacer o no por múltiples razones es de las cosas mejorables de este mundo pero el derecho está!!!Pero nosotros los cubanos que al parecer somos de lo peorcito como gentilicio ni siquiera tenemos ese ínfimo derecho. Y si en la edad media la iglesia católica desplegó el manto del oscurantismo sobre el mundo hoy en el año dos mil nueve nuestro PCC está desplegando el manto del "antiinternetismo" por sobre nuestra isla. Manto que provoca que nuestros gritos sean sordos, lentos y débiles, manto que nos pesa y nos debilita y nos deprime y nos agota y nos hace pensar que no podemos, que es demasiado que estamos solos y nos obliga a rendirnos a sus pies. Pero no estamos solos, los gritos no son sordos, hay quien escucha y si gritamos más fuertes nos localizaran debajo de ese manto de escombros, debajo de ese mantos de revolución inconclusa, incoherente, inconexa gritemos todos, gritemos una sola vez pero todos juntos, gritemos ahora que los que escuchan están cerca y con el oído listo para recibir ese grito y actuar, Gritemos antes de desfallecer, hagamos un esfuerzo y gritemos a la una a las dos y a las tres... PINGAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!! SAQUENNOS DE AQUIIIIIIIIIIIIII!!!!!!!!


4 comments:

gladysCJ said...

Mientras más personas puedan conocer nuestro sufrimiento y "desarraigo provocado", mucho mejor. Yo también envidio a mis colegas rusos. Un día decidieron que era mejor para su familia trasladarse a Portugal y lo hicieron sin problemas... y estoy hablando de rusos, de aquellos que hace unos años atrás estaban en las mismas condiciones que nosotros y de los cuales nosotros hicimos una copia pésima. Sin embargo, hoy por lo menos, han conquistado el derecho a tener las riendas de su propia vida. No les han quitado sus casas, no los chantajean para poder visitar a los suyos, no tienen que pedir permiso ni pasar las humillaciones que tenemos que pasar nosotros en el consulado ni en el aeropuerto, las llamadas por teléfono a Rusia son baratas, sus familias tienen e-mail e Internet... es demasiado pedir que nos dejen 1) decidir por nuestras vidas, 2) comunicarnos con los nuestros? Como bien dice Roberto y concuerdo, primero la familia y después la Patria... asi es y debe ser... pues sin familias no hay Patria..y nada más ver cual ha sido el resultado de esta política desastrosa en nuestras familias: todas divididas y rotas, los valores perdidos... un desastre de país. Vamos a necesitar de otro medio siglo para poder recuperar nuestras familias y todos los valores que han sido destruido en este infeliz medio siglo. Ojalá nos dé tiempo vivirlo !!!

chiquitacubana said...

joder que fuerte!!!!! gracias Vero por esta entrada, me emociono.

Deya :) said...

Vero:
Te devuelvo el abrazo, el beso y te repito que esa pelicula siempre me hace llorar, como a ti. Toca algo muy hondo, que como dice Roberto tratamos de esconder o disimular, pero que está ahí, siempre lo estará.
La tristeza mata... me mata, poquito a poco me va secando la alegría de mis 20 años; y como no me da la gana de amargarme de por vida, pues hago y haré todo lo que pueda para que esos hijos de puta suelten el poder opresor de una vez.

LIBERTAD!!!!!! VIVA CUBA LIBRE!!!

Deya :)

Evidencias said...

Yo no acostumbro a machacarme con la nostalgia, pero bien que me gustaría poder tomar un vuelo cualquier fin de semana y visitar a mi familia, salir con mis amigos, abrazar a montón de gente, que es al final lo que se extraña.

El gobierno bien sabe cuanto pesa algo así y por eso nos chantajea y cobran lo que les da la gana por el estúpido pasaporte; compra el silencio de los que viven fuera con la promesa de un permiso de entrada para ellos, uno de salida ahora o en el futuro para los que viven en la isla; cobran lo que les da la gana por llamadas telefónicas, envío de medicinas, etc.

Y bueno, la gran mayoría hace lo que sea por la familia. Por ejemplo, mi madre ahora quiere enviarle un farol chino a mi abuela por lo de la resurrección de los apagones. Me cuenta que Va Cuba (ese nombre me recuerda siempre cuando era pequeña y mi abuela ponía La Cubanísima) los está mandando. Cobran a $9.00 la libra, más $25.00 de seguro por si se pierde o se rompe… eso sin contar el costo del farol.

Si Gladys, hay que decirlo y decirlo, en todas partes; contarle a todos, reclamar lo que nos han quitado. Y si no vivimos para verlo, vivirán nuestros hijos, o los hijos de nuestros amigos y familiares.

Chiquita, yo también me emocioné mucho con este post de Roberto y luego cuando volví a escuchar la canción. Puse en el Facebook el link a Youtube, con un comentario un poco triste, de ahí el comentario de Deya.

Y si Deya, no los podemos dejar en paz. Vamos a por una Cuba mejor, libre. Nadie nos puede parar.

En mi caso por muy satisfecha que esté con mi vida (que lo estoy), me falta el suspiro de mi abuelo cuando se enoja y el dulce de coco inigualable de mi abuela. La separación familiar impuesta por el gobierno de la isla es el motivo de este blog: mi granito de arena en la denuncia de las violaciones de los derechos humanos en Cuba.