Friday, April 3, 2009

Evidencia de María Isabel Suárez o No todo (es) sobre mi madre

Si hay alguien a quien no le gusta la política es a mami. Para ella Obama es ese mulatico que le cae tan bien. En Cuba, hasta se ahorraba los comentarios. Pero ella es así con todo. Si yo le decía que estaba obstinada, ella apenas me respondía que no soportaba esa palabra en mi boca. Si le decía que me quería ir, ella me ayudaba en todos mis enredos de buscaviaje. El día que me “convertí” en balsera, ella me preparó el desayuno (disco de queso y leche con mermelada de guayaba) y nos dimos un beso como si nos fuéramos a ver más tarde. Después de tantos viajes fallidos, seguro nos veíamos para almorzar.

Mi viaje se dio y, con los años, ella tampoco pudo seguir viviendo allá y no queríamos seguir separadas. Un día de enero de 1999, vino ella en otro barco. Así me ahorré el trámite por mi pasaporte cubano. Mi padre había venido en el mismo bote que yo y a ella también ya la tenía de este lado.

Al poco tiempo, mami se hizo US Resident, quiso ir a ver a sus padres y pidió visa. Se la negaron porque había salido ilegalmente del país, pero le dijeron que eso era solamente (¡solamente!) por 5 años. Transcurrido ese tiempo, volvió a pedirla, por dos veces más, y dos veces más su visa fue negada. No sabemos por qué, nunca le han dado una razón concreta.

En aquellos tiempos los trámites eran diferentes. Tenías que solicitar la visa. Enviabas al Consulado Cubano en Washington tu pasaporte, $125 y la solicitud de viaje. Si no te daban la visa, te devolvían los $100 y se quedaban con $25 (el costo del trámite). En 2004, el gobierno cubano dijo que no era necesario pedir visas. Entonces inventaron la habilitación del pasaporte (que no es lo mismo, pero es igual). Desde entonces tienes que enviar el pasaporte, $25 y la solicitud de viaje. Si no te lo habilitan, no tienes permiso para ir a Cuba. Mami lo intentó una cuarta vez; incluso, renovó el pasaporte que ya se le había vencido (caduca a los 6 años); en esa ocasión le devolvieron el pasaporte con esta carta



No se molestan en poner su nombre. Tampoco en el pasaporte te ponen una nota que diga que no está habilitado.

En poco menos de siete años (desde el 2002 que obtuvo su primer pasaporte cubano) mi madre ha gastado en esos trámites aproximadamente $1500 y nunca ha podido viajar a Cuba. En 2002 el pasaporte costaba alrededor de $250 y nadie sabe por qué hay que renovarlo cada 2 años (aunque, recuerden, caduca cada 6) y, además, pagar $200 por esa renovación. En el 2008, cuando caducó el pasaporte, el costo había subido a $475. Hace unos meses que es American Citizen, así que ahora podrá disfrutar de tener un pasaporte de verdad, aunque, de todos modos, no pueda volver a Cuba con ninguno de los dos.

10 comments:

veronica cervera said...

Este comentario lo he tomado del Grupo en Facebook:
Susana Gonzalez (Switzerland) wrote at 1:53am on April 1st, 2009
El precio de ser cubano....es alto...asi como el de sus familiares. Aqui pueden ver lo que cuesta una visa a un turista normal y lo que le cuesta a un turista (casado o hijo o padre de cubano) hace diferencia... en este link podran ver lo que cuesta el pasapena.

http://emba.cubaminrex.cu/Default.aspx?tabid=4230

jaad said...

Saludos, Verónica. Te felicito por esta idea. Por este acto. Creo que será de mucha utilidad este blog. Lo anunicé en un post en el mío, y mañana te pongo un enlace.

Enhorabuena!!!

Anonymous said...

Muy buena la idea del blog. Solo un comentario en la encuesta que tienes a la derecha deberías agregar "no, no me ha sido negada la entrada" o "puedo entrar sin problemas", para que sea más objetiva creo yo. Saludos y suerte con este nuevo proyecto.

veronica cervera said...

Gracias Jaad!

Anónimo de las 6:01PM, gracias a ti también por las sugerencias, me parecen muy válidas, pero después que alguien vota en la encuesta, no se puede cambiar (o tal vez no sé yo como hacerlo).

chiquitacubana said...

Saludos Veronica, me ha sido negada, despues de dejarme en el extranjero, con mi hija pequeña y ocupar mi apartamento de la Habana, cuando aun no se habia cumplido un mes en Francia, donde hacia una exposicion.Simplemente la embajada de CUba en Francia habia perdido mi pasaporte- en 1992 lo recogia el consulado cuando salias a una actividad de arte- y hasta el sol de hoy.
un abrazo.

Anonymous said...

La Verooooo, buenísima la idea y mira que estaba haciendo falta.... Para que lo mareados acaben de darse cuenta de que los problemas no los causa nadie mas que el desgobierno de Cuba, no hay bloqueo ni la cabeza de un guanajo que limite la entrada y salida de tu propio país. Y no tengo el problema, como tu bien sabes. Si no fuera por la familia que se queda atrás, no ponía un pie nunca más allí. Por mí pueden hacerse un enema con los frijoles negros y la yuca con mojo; si quiero playas lindas, el caribe está lleno y si me entrara un gorrión muy grande, con ir a Brasil y ver las fabelas resolvería. A que no?
La nené

Nobama said...

La felicito por su blog y por esta excelente idea. Hoy más que nunca hace falta mostrar la verdadera cara de la dictadura y de paso poner en evidencia a esos mercaderes que ni siquiera piden que Cuba levante sus restricciones para que los cubanos puedan entrar y salir de su patria, antes de pedir que los Estados Unidos levanten las existentes.
Nobama

Evidencias said...

Chiquita, me pasó algo parecido.
Yo vine en barco. Salí de Cuba un lunes al mediodía y llegué un jueves al amanecer a los cayos de Florida. Antes de que desembarcara, le habían dado la casa a otra familia. Estaba pagada en su totalidad -lo aclaro porque padecemos absurdos tan absurdos que mucha gente no nos cree o no puede imaginar cómo funcionan las cosas en esa isla.
Un día alguien trató de explicarme a quienes le habían dado la casa y yo le dije que ni se molestara. Nada vale lo que la libertad.

Evidencias said...

Gracias Nené, Nobama, creo que es hora de que reclamemos nuestro derecho.

He estado dándole vueltas a varias ideas para llevar estas evidencias y testimonios fuera de este blog. Seguiré cocinándolas hasta el post.

Reinerio Ramirez Pereira said...

Ilustrativo comentario sobre nuestra trajedia , asi mismitico , ahora la reunificacion familiar y la agnoranza la han convertido - los castristas - en una proficua industria de jugosos dividendos .

saludos desde Berna - Suiza .