Wednesday, February 10, 2010

Testimonio de Reinerio Ramírez Pereira: Rompí mi pasaporte habilitado



Mi nombre es Reinerio Ramírez Pereira, C.I. 61101718882. Habanero por naturaleza y residente en Santos Suárez, tardé 45 años para salir de Cuba. Como casi todos los de mi generación, desconocía la verdadera historia republicana, el engranaje de la disidencia interna, el rostro de la diáspora y el curriculum vitae de los Castro y nomenclatura; sólo tuve acceso a la dosis desinformativa del gobierno cubano en sus soportes planos, radiales y televisivos.

A principios del 2000, pude intimar con la visión de dos publicaciones alternativas que mi madre compraba en Los Pasionistas después de la misa dominical: Palabra nueva y Espacios. Estas revistas, con consejo editorial y articulistas “atípicos”, marcaron el derrotero de mi empecinada búsqueda de nuestra historia profanada y secuestrada.

En diciembre de 2006, logré viajar a Suiza. Dos días fuera de casa y ya estaba enredado en la telaraña de la Internet. Al principio, no me fue fácil contrastar las dos historias (la oficial y la verdadera) sin una conciencia ciudadana. Después de cuatro meses fuimos a la Embajada Cubana en Berna a pedir el P.R.E. Mi impresión, al entrar a la residencia diplomática, fue la misma que tenía en Cuba al entrar al C.D.R. de mi cuadra: fotos, afiches y reflexiones de ÉL. Pero, sobre todo, miedo, mucho miedo en los rostros de los visitantes.

De entrada no aceptaron los documentos que acreditan mi matrimonio con Simone Keller Ramírez Pereira (suiza); ellos necesitaban la firma autorizada de un funcionario del cantón donde residíamos. Luego me entregaron unas planillas -un cuéntame tu vida - equivalentes a veinte francos cada una y, para ponerle la tapa al pomo, me dijeron que debía pagar ochenta francos por cada mes de estadía en Suiza (once meses); sumando el importe del P.R.E. el precio subía al nivel de la más cínica y amoral extorsión. Ahí mismo decidí no aceptar y atiné a hacer silencio y marcharme. Ya en la Universidad de Berna, S. y yo tomamos una decisión: romper todas las planillas, echarlas en un tanque de basura e irnos a Ginebra a celebrar mi primer atisbo cívico contra los representantes de la dictadura ¡Eureka!

Pasaron los once meses, diariamente escudriñaba en la red, mi vida cobraba el sentido que secuestró la censura; por otro lado: llamadas a Cuba, remesas y muchas ganas de ir. Así, llamé a la embajada y me dijeron que tenía que esperar dos meses para habilitar el pasaporte. Pasados estos, fuimos a Berna y solicitamos el permiso de entrada a Cuba, sin dificultades y en breve tiempo lo tuve, me sentía orgulloso de regresar desvinculado con el C.D.R. de mi cuadra, por mi status de emigrante.

La catarsis existencial -mía- iba in crescendo al enterarme e ilustrarme con historias de exiliados, libros prohibidos, documentales, las cuitas del poder cubano y una vivencia democrática y extremadamente pluralista en mi nuevo país. De modo que, ya consciente y conociendo -cuasi– “del pe al pa” nuestra tragedia, me obligue a decidir: o bajo la cabeza, o me declaro contrario a la dictadura. S. y yo decidimos romper mi pasaporte habilitado, suspender las remesas y comunicar a mi madre mi posición contestataria. Esta ha sido mi respuesta a un sistema que me engaño desde niño, es mi forma de solidarizarme con el exilio político, es una toma de consciencia, es un grito ciudadano, es la consecuencia de un shock fortísimo ante el conocimiento de mi historia, nuestra historia. No he querido aceptar un permiso que se le ha negado y se le niega a muchos.

En diciembre pasado, casualmente, me tropecé con el jefe de Misión Cubana en Suiza, Alexis Peña Orozco, cerca de la estación de trenes en Berna y aproveché para desahogarme -calmado, sereno- con parte del repertorio de verdades que una sociedad libre ha puesto a mi disposición. Él guardó silencio.

Hoy soy feliz, me reconozco un hombre consciente, no soy exiliado, soy un cubano de a-pie que emigró analfabeto y creció en democracia. Hoy conozco mi historia y estoy resuelto a no regresar a la mayor de Las Antillas hasta que la tiranía castrista desaparezca. Cuando hay principios que nos enseñan a asumir la realidad, la añoranza pasa al subconsciente y la dignidad se fortalece.


Es hombre el que busca la raíz de las cosas, lo otro, es manada.
Martí

Reinerio Ramírez Pereira
Berna

18 comments:

Anonymous said...

Muy bien en general. Solo lamento que, "por cuestiones de principio", la madre de Reinerio se tenga que joder. Esas remesas no ayudan a Fidel, ayudan a la madre. ¿Por qué castigar a la madre para "castigar" a Fidel, que siempre se ha reído de todos los Reinerios; los necesita incluso como enemigos para poder sobrevivir.
Por otro lado pienso que Reinerio ahora solo está desinformado de otra manera. Allá él si cree al pie de la letra todas las historias que oye/ha oído en el exilio. Toda historia tiene por lo menos dos versiones, y hasta las dos pueden ser, a su manera, correctas.

lyindue said...

Me sentí identificado con tu testimonio porque hace varios años estoy reclamando la habilitación de mi pasaporte al gobierno de Cuba. Ellos me lo continúan negando, yo continúo insistiendo.

Nunca he visto con entusiasmo cuando un cubano renuncia a ir a Cuba bajo el argumento de “yo no voy hasta que no sea libre, etc...” (¿Quién tendría que liberarla?) por qué conceder ese favor a “ellos”; Cuba necesita de cubanos como tú que puedan ir y ejercer esa actitud cívica, desde suiza es inútil; los cubanos no debemos seguirnos separando de Cuba, en mi opinión. Si tu no vas más a Cuba: 1- dejarás de jugar algún papel positivo, 2- Serás un cubano menos que viene a predicar con el ejemplo. 3- Otra vez la dictadura se sale con la suya.

No continuemos entregándole a Cuba al enemigo, rindiendonos, no continuemos abandonado a nuestro país de lo contrario estamos perdidos.

Mis respetos y saludos cordiales.

Anonymous said...

Excelente, me ha encantado, muy bien escrito por demás. Suerte, Reinerio!

raúlciro ("Kurioso") said...

Sí, qué complicado... Bueno, estoy muy de acuerdo con los tres comentarios que preceden al mío. Además cada cual hace lo que puede, lo que quiere y es responsable de ello, mis respetos. No es gran cosa, pero "he llegado a la conclusión" de que "esta no es mi guerra", tampoco la nuestra, es más, no tengo ni quiero una. La violencia sólo genera una respuesta insospechada, la derrota. Yo, ya elegí otro juego y no es precisamente el de "ellos", suficiente con avisar, considerado...
Verónica, mira este blog que anexo a mi nombre "Kurioso", es como una gota fresca en el cerebro y sus ondas agradecidas. Un besito; y suerte, amigos, que no nos falta. Cuídense.

Evidencias said...

Si, es complicado y cada uno decide qué hacer, como dice Raúl Ciro.
Gracias por el link, RC. Interesante el video con las historias del blog.

Anonymous said...

Este blog, "apadrinado" y bajo la tutela del bloguero mayor de Penúltimos Días, tiene una explícita y demagógica tenedencia a estimular y alentar la contraproducente y dictatorial doctrina del "No regreso". Política muy a tono con la extrema y rancia derecha del "exilio" cubano que, durante más de medio siglo no ha sido capaz de resolver nada en términos de libertad para Cuba. Este pobre "Reinerio" parece un personaje sacado de una novelita patriotera. De cualquier manera este capítulo, aunque burdo, resultó entretenido.

Evidencias said...

La libertad es para hacer con ella lo que cada cual estime conveniente, anónimo.

Anonymous said...

La "Libertad" es precisamente lo que usted trata de coartar, muy sutilmente con la política editorial de su blog respecto al derecho de viajar de cada ciudadano, al margen de la filiaciones ideológicas y políticas. Usted y su blog, son la otra cara de la misma moneda arbitraria y extremista.

Evidencias said...

Perdón, pero creo que no ha leído el blog o no se entera.

Anonymous said...

Estoy totalmente de acuerdo con el primer comentario, la familia es lo primario, y desde el momento en que decides sacrificarla por una razon politica, comienzas a parecerte a los Castro que tanto odias.

Anonymous said...

Mira, al comentarista que dice que las remesas no son para Fidel, que son para la madre de...., ¿acaso con la compra de cualquier cosita infima, el dinero que uno suda afuera no va a parar a las manos del gran señor?, ellos no dueños de todo el sistema de comercio interno, asi que cada pesito que uno mande, es para mantenerlos a ellos, una vez, pa los nuestros y el resto del tiempo, pa los mayimbes, y de ahi a la eternidad.
Yo llevo diez años fuera, no mando un kilo pa esa dictadura, no compro ningun producto que tenga origen cubano, no voy a conciertos de grupos residentes en la isla, no pago derechos consulares, (mi pasaporte cubano, es un adorno, vencido por mas señas, hace años), el dia que quiera viajar lo hare con los documentos del pais donde resido, no creo que sea "logico" que desde aqui mantengamos a esos parasitos pagando el rescate que nos exigen por nuestros secuestrados en la isla, cuando mando plata, lo hago con alguien que va directamente y mi gente alla sabe que primero tiene que comprar en el mercado informal, por la izquierda todo lo que pueda, para que el dinero ayude a mas de uno antes que ellos lo cojan. asi de simple.

Calderón de la Canoa.

Anonymous said...

Siempre los anonimos coinciden con los que vienen a poner la espinita.
Caballero, la culpa de que la familia cubana este separada es de la dictadura castrista. El resto sobra.
Otro anonimo.

Reinerio Ramirez Pereira said...

Industria de la Nostalgia .Genial .

raúlciro ("el pasado es prólogo") said...

Es cierto, el material está muy bien documentado parece, y es muy útil para diseminar la información que hasta hoy, por lo menos yo no tenía controlada. Es imperdonable que entonces no tuviese la trascendencia merecida este evento, eso es más que evidente y contrastable, forma parte en sí, ello, de una lista interminable de derechos arrebatados por ese sistema que intentaron detener, “alertándonos” entonces. Agradezco mucho, como consumidor, el esfuerzo de los realizadores por recuperar este eslabón de nuestra historia más reciente no documentada. Sólo reitero, y siento mucho ser malinterpretado al implicarme opinando, que este tipo de historias merecen una factura superior, hay momentos en su estructura que “me sobran” tantas transiciones innecesarias, composiciones multipantallas que no aportan, errores garrafales en algunos parlamentos y el enfoque impreciso del cámara, su zoom...; aunque también, dicho sea de paso, hay momentos memorables de dramatización graficada muy certeros con material de archivo fotográfico. Yo no soy especialista, ni quiero aparentarlo, menos un intruso, sólo quiero que “nuestra imagen” sea convincente y esté a la altura de productos seminales, actualizada o no. Tampoco me convence mucho la locución, ni siquiera se acerca a los resultados meritorios, ejemplares del estilo clásico NODO español, o… noticiero ICAIC, suena casi exagerada, no creíble, el tono digo, no la historia cierta que intenta trasmitir. La parte, honestamente, que más me llegó fue la de Yoani Sánchez, por lo auténtico de los cortes junto al audio telefónico sincronizando.
Bueno, ojalá sirva de algo este paseo mío, "siempre por el borde", primordialmente queriendo ayudar, aportar y no andar con palmaditas inapropiadas en el hombro. Si de convencer e impactar se trata, habrá que centrarse en la perfección de la factura, más allá de la razón o el esfuerzo que se sobreentienden presentes y considerables.
Ah, Ernesto, disculpa el atrevimiento, échale un vistazo a esta historia de "... Porkys" y su blog “Kurioso”, puede que este ejemplo explique un poco más mi “impertinencia”.
Otro abrazo, muchas gracias por todo y suerte.
http://kurioso.es/2010/01/14/la-erupcion-de-los-porkys/

Karamchand said...

Hay que contextualizar lo expresado puesto que es tan importante como la idea, es parte de ella. Particularmente, a título personal, sería un atrevimiento llegando a falta de respeto, insinuar o proponer a alguna persona que no envíe dinero o ayuda a sus familiares en Cuba, bien distinto cuando escribo que lo anterior es lo correcto, lo justo, es mi opinión, y la consecuencia de mi expresión pública, y es justo y correcto, expresar la tal idea en foro público o de debate, es diferencia lo personal e individual de lo que afecta a lo público, a lo social. Es deber de gobierno y no de gentes o individual, lo justo, lo que conviene y propende a hacer justicia. Cuando digo no envíen dinero a Cuba, no ayuden al dictador, implica no ayudar a los familiares; esto es deber de gobierno y conciencia de cada cual, discernir lo minúsculo de lo grande y lo trascendente. Como envíar financiamiento, además de permitir ser robado con el 20%, por quien se emigra y se renuncia a un país a una nacioanlidad e identidad para la descendencia. Enviar dinero a quien nos golpeó, humilló y maltrato, es una especie de masoquismo, es como dar pan al perro que nos muerde, vendra a mordernos nuevamente, porque cuando no se hace justicia sobre la obra mala, el corazón de los hombres se inclina a a hacer el mal.

Karamchand said...

Cuando se juzga, se debe sopesar los pro y los contra, ordenar según la importancia, la importancia que se le da personalmente y la que otros le han dado. Es la escala de valores. Venir a Cuba a qué?, pregunto yo, a dar dinero al dictador, pavonearse y alardear de la bonanza económica, y recibir adulaciones, tener el lugar que no se tuvo cuando se estaba aquí entre los suyos, porque otros pudieron seguir el camino, pero prefirieron seguir aquí bajo las reglas del dictador, "para no tener problemas", ¿emigras por la dictadura de tu país y aún fuera, vas a vivir bajo esas reglas?, no público nada que moleste, porque no me dejan entrar luego, novoy a hacer valer mi opinión, porque luego no me dan la entrada a Cuba, por favor; seguir viviendo bajo el terror fuera de este, cierto que los cubanos llegamos a donde me parece nadie ha llegado en el absurdo. Es preciso tener dignidad, es indigno que aun fuera de Cuba, el dictador ejerza control sobre ustedes, tengan lo principal de un ser humano dignidad y respeto por si mismos. No manden dinero a Cuba, no vengan a Cuba, punto, es cuestión de dignidad, del bien mayor primero que el bien individual.

Karamchand said...

PD. Sobre este tema, escribi en mi blog, pueden buscar en lo archivado el que esté interesado. Gracias por la paciencia.

vidal said...

si cuando llegan al aeropuerto j m van corriendo al bano, y se meten la libertad que disfrutan y de la cual viven bien, en el culo porque total ellos no van a tumbar a fidel que van a ver a su mama etc.