Monday, February 1, 2010

Orlando Luis Pardo Lazo: La nación y la ex-migración. Una crónica del 'Encuentro de Cubanos Residentes en el Exterior'.

Cuba se expande. Una Cuba ubicua, que contamina y conmina.

Como sugiere su nombre, el Ministerio de Relaciones Exteriores es la media naranja del Ministerio del Interior. Cuba no se abrió al mundo, como imploró el Papa polaco en La Plaza, pero sí a cierta Cuba del mundo. Cuba poco a poco va copando los cinco continentes, mientras la noción de nación se nos convierte católicamente en Una, Ideológica, Revolucionaria.

Así lo resume el reciente "Encuentro de Cubanos Residentes en el Exterior contra el Bloqueo, en Defensa de la Soberanía Nacional", que sesionó la semana pasada en pleno Palacio de las Convenciones de La Habana. Un evento que importó durante tres días a unos 450 emigrados de 106 organizaciones cubanas en más de 40 países (estadísticas excéntricas para una islita que parece una pestaña en el mapa).

La retórica retro del Estado volvió a ponerse de moda. Desde el acto inaugural del canciller Bruno Rodríguez ("sólo una minoría ha sido anexionista, plattista, batistiana, contrarrevolucionaria, terrorista, bushista"), hasta el telón del Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular ("puñado de egoístas", "anexionismo parasitario y vulgar"), no recuerdo ningún indicio inteligente de renovación lingüística del imaginario en guerra de nuestro proyecto social.

De hecho, tras otra de esas recapitulaciones donde es obvio que Cuba nunca capituló (ni siquiera cuando aquel primer Mariel de 1869), el propio Ricardo Alarcón despidió a su diáspora pródiga con un estereotipo de extremaunción: "Independencia o Muerte".

Tétrico testamento: adonde quiera que vayan los compatriotas, las dicotomías fúnebres siempre los perseguirán. Y ese "histórico legado" cristaliza en el grito grosero de ¡Viva Cuba Libre! (como si aún no lo fuera, libre; como si aún no lo estuviera, viva).

La televisión nacional, parca como de costumbre, se encargó de disimular las sesiones de este encuentro que da continuidad a los diálogos de 1978, 1994, 1995, 2004 y 2008. Sabemos poco de las discusiones y demasiado de los discursos.

Se echa de menos la lista pública o tal vez punible de los delegados designados para asistir y asentir, dado que ningún tema tabú sería puesto sobre el tapete, según el plan a priori de los paneles: defensa de la soberanía nacional, lucha por la liberación de los Cinco Héroes presos en EE UU, papel de la cultura en la identidad de la patria, y sin duda también el bodrio del bloqueo. En este sentido, podríamos considerar al cónclave como una avanzadilla del siempre pospuesto próximo congreso del PCC.

Hubo, en consecuencia, rosas blancas para el mármol mudo de José Martí: lugar común inevitable cuando de rimar a Cuba se trata, así en enero 28 como en julio 26. Sin descontar banderas, himnos, logotipos, fotos de grupo, ministros, guayaberas y aplausos con ínfulas de cerrada ovación.

No faltó, por supuesto, el subgénero literario best-seller de esta temporada demócrata: unas palabras de tú a tú con el Premio Nóbel de la Casa Blanca, donde a Barack Obama se le dijo incluso "Señor Presidente", justo antes de retarlo a portarse como un Señor Dictador, imponiendo sus prerrogativas por encima del pugilato de poderes independientes dentro del American Way of Law.

De tanto increpar al imperialismo, la emigración cubana le anexa sus esperanzas de cambio al presidente imperial: Change, We Can´t.

Y tampoco faltó el viernes violento de la Seguridad vedando el acceso a El Vedado, acaso para que los emigrantes pudieran inmigrar en paz por la que bien podría llamarse Avenida de los Ex-Presidentes.

Tres días entretenidos, jornadas de entrenamiento para el futuro que nunca fue.
Faltaría ahora saber quiénes organizarán con el mismo entusiasmo un Encuentro de Cubanos Residentes en el Interior, así sea contra el Bloqueo y en Defensa de la Soberanía Nacional. O cuándo sumarán 106 las asociaciones cubanas constituidas de nuestras costas hacia adentro.

Se llegó a prometer que el "proceso de normalización de las relaciones de Cuba con su emigración es permanente e irreversible", a pesar de los obstáculos de terceras partes. Parece un diferendo diplomático entre dos gobiernos (uno materialista y el otro fantasma), no una cuestión interna del pueblo cubano. Suena casi a reconciliación entre dos países que podrían coexistir en paz, pero separados: la nación y la ex-nación.

Así, el millón de cubanos que ya "han hecho trámites" para normalizar sus pasaportes cubanos no serán nunca del todo cubanos. No caben ya en casa. Cuba como esclusa. En la práctica, son más extranjeros que el último de los extranjeros en la cola del consulado.

No nos extrañe que uno de estos días, cansados de cascarrabiar entre tanto capitalismo clueco, terminen solicitando asilo político en su impropio país.


Tomado de Diario de Cuba.

5 comments:

gbox said...

Bueno, de todo esto yo creo que es mucho ruido para tan pocas nueces. Esas reunioncitas no son mas que una payasada de la que solo participan unos cuantos (los de casi siempre).....en fin.....alla ellos si quieren seguir escuchandose a si mismos. Ese es su problema. Gracias a Dios el tiempo pasa y la biologia no perdona. Pero publicar la lista de los que fueron no estaria nada mal. El resto de la Nacion y la "emigracion" podria saber quienes fueron sus ilustres delegados. No se por que no la dan a conocer? Acaso no son libres y soberanos? Por que el secreto?

Evidencias said...

Creo que nos vamos a quedar con las ganas de la lista (Lagarde no puso más entrevsitas, jajaja) y sin saber si tocaron otros temas que los expuestos en la apertura de Bruno, el discurso de Alarcón, la carta a Obama y la declaración final, que es puro blablabla.

gbox said...

Y no se le podria pedir a Inmundo una vez que regrese? Porque si es un encuentro tan abierto y libre no veo como podria objetar. A no ser que en realidad de lo que se trata es de una reunion tipo "cosa nostra na' ma'"

Yo antes no la queria pero ahora si la quiero. Es mas, la reclamo. Yo quiero saber quienes fueron a hablar por mi a La Habana. Estoy en mi derecho como cubano. Que publiquen la lista! Quiero la lista! Y a escribir a todas las embajadas y cuasi-embajadas de Cuba en el mundo pidiendo la lista y la informacion. Porque conmigo no contaron! Y hablaron swupuestamente por mi. Hagamos una carta declaracion online que queremos saber quien fue, que dijeron, quien lo dijo, etc etc etc.

gbox said...

Quiero saber quien hablo por mi alla y que fue lo que dijo!

Evidencias said...

Es buena idea, Gbox. Yo voy a estar muy ocupada en otras cosas el resto de la semana, pero deja ver que se me ocurre. Escríbeme con tus ideas.
Abrazo.