Tuesday, February 2, 2010

Cuba matinal sobre 'Los Vuelos de la Libertad' y 'Las Brigadas Johnson'


(...)
Aquellos denominados “Vuelos de la Libertad”, también conocido como el “Puente Aéreo”, fueron paradójicamente la base sobre la que la dictadura estableció las Brigadas Johnson, un sistema de esclavitud que se extendió por años y que violentó los derechos de forma directa o indirecta a cientos de miles de cubanos.

Las Brigadas Johnson estaban integradas por hombres y mujeres solteros, o jefes de familia, que habían expresado su deseo de salir de Cuba y que habían cumplido ante las autoridades los trámites pertinentes. Los familiares que quedaban en las casas perdían sus empleos regulares y padecían en no pocas ocasiones el ostracismo de familias y amigos que no querían ser asociados con un traidor. Hubo muchos que siguieron siendo fieles al amor familiar y a la amistad, pero es imposible negar que el miedo venció y transformó los buenos sentimientos de muchas personas.

Como es conocido el gobierno de los Castro, aun lo hace, siempre se ha reservado el derecho de conceder o nó la salida a sus ciudadanos, pero también la facultad de imponerles la penalidad que considerara pertinente a los que califica de traidores a la Patria. Una de esas penalidades eran los mítines de repudio, aquellas personas después de años de trabajar como esclavos, el día que les era permitido abandonar el país, sufrían un acto de repudio en el que decenas de personas agolpadas en la puerta de la casa vejaban, ofendían y en muchos casos agredían de obra a los que partían. Siempre con la anuencia de las autoridades que le permitían a sus partidarios todos los excesos.

Entre aquellos hombres y mujeres -a las brigadas de trabajo integradas por mujeres que esperaban abandonar el país en muchos lugares el pueblos las llamaba las “Brigadas Jacquelin”- estaba representada toda la sociedad cubana de la época. Profesionales, obreros, campesinos, amas de casa, estudiantes. Eran obligados a trabajar en faenas ajenas a sus funciones habituales, en su mayoría en labores agrícolas en jornadas que promediaban 14 o 16 horas diarias.

Estos individuos eran alojados obligatoriamente en barracones que se encontraban en pésimas condiciones sanitarias. Vigilados y controlados a cambio de que le reconocieran el derecho de salir del país, cumplían un castigo que fluctuaba entre los tres y cinco años.
(...)


Todo el artículo aquí.

4 comments:

gbox said...

Desafortunado capitulo de la historia de Cuba que necesita documentarse mucho mas.

En los campos de concentracion Nazis se podia leer la frase: "Arbeit macht frei", o "El trabajo libera". En el caso de Cuba el trabajo forzado fue el precio exigido a muchos a cambio de un permiso de salida.

Lori said...

Sin duda alguna Fidel Castro aplicó el método Stalinista a los cubanos desde los comienzos de los '60s

Armienne said...

Verónica.
Hay tanta historia horrible que conocer y divulgar.
El desprecio que ha mostrado el castrismo ante la condición humana es el elemento más constante a lo largo de la historia del régimen.

Evidencias said...

Si, falta mucho por contar sobre los sufrimientos del pueblo cubano todos estos años.