Thursday, March 4, 2010

Enrisco: Salir del closet

Hay muchos cubanos que prefieren no hacer declaraciones públicas contra el gobierno cubano, o participar en protestas o firmar cartas. En muchos casos si no se atreven no es porque carezcan de opiniones fuertes y claras sobre el régimen de su país; o porque no crean en la eficacia de hacerlo. Simplemente ante la disyuntiva de decir lo que piensan o conservar sus contactos con la familia en Cuba escogen -como cualquier otro ser vivo- la opción menos dolorosa.

¿Cómo no entenderlos? Nada suena más juicioso después de haber crecido bajo un régimen que siempre exigía poner al sistema y su ideología por delante de su familia. Elegir la familia es también rebelarse contra ese sistema de valores que antepone siempre lo público a lo privado. Pero es inevitable –cuando la realidad empieza a perseguirte, a escupirte en la cara- que esa decisión más o menos autónoma se parezca demasiado a aceptar un chantaje. Que el silencio que alguna vez vimos como liberación del barullo del que quisimos escapar se convierta en humillación cotidiana. Es entonces cuando muchos deciden salir del closet político. Que todo el mundo sepa exactamente como pensamos. Aunque al mundo no le interese. A nosotros sí nos interesa decírselo.

Y no se trata obligatoriamente de una nueva elección entre lo público y lo privado. En la protesta del domingo había quien en una semana visitará a su familia en Cuba (“¿quieres que le lleve algo a alguien?”) pero se sobrepusieron al miedo a caer en alguna lista negra. En parte porque presienten que la lista negra se va ensanchando al punto que muy pronto dejará de tener sentido. En parte porque creen que de tener que escoger perderían una parte importante de sí mismos. Y luego está la satisfacción que acompaña la salida de cualquier closet: la de librarse del bochorno de negarse a sí mismo, ser lo que se es a plena luz. La experiencia –me lo confirmó la sonrisa de uno que manejó casi cuatro horas para unírsenos en Times Square- vale la pena.


Tomado de su blog.

6 comments:

angel collado ruiz said...

Existe un momento en la vida, que los hombres deciden si continuan o se detienen, una vez llegado a ese punto la decisión define todo el fúturo.
Lo trascendental es saber elegir pensando en todos.

Reinerio Ramirez Pereira said...

Cada cual reacciona y asume segun sus luces , YO me complazco con las mias .

Saludos .

Evidencias said...

Así es Angel. Al final, será mejor para la misma familia.

Rey, que tal? Un abrazo.

Reinerio Ramirez Pereira said...

Gracias Vero .Ahora leo y releo -entre lineas - este oportuno y contundente articulo colgado hoy .Rey .

http://baracuteycubano.blogspot.com/2010/03/de-lo-macabro-y-lo-indigno-los.html

Evidencias said...

Rey, estaba sin internet unos días. Todavía no tengo el problema resuelto.
Vi ese artículo, que es una opinión, pero encontré otro que me dejó llena de... compasión por su autora.
Un abrazo,
Veronica

Reinerio Ramirez Pereira said...

Vero , he encontrado historias alucinantes en la red .Gracias a esta libertad que tocamos , te aseguro que luchare contra la farsa , contra las historias y personajes falsos .Tambien senti compasion , pero no me detendre .Ojala no tengas mas dificultades con la conexion , saludos de S.

Un abrazo , Rey .