Sunday, May 10, 2009

Orbitz se desorbita

Foto tomada de Fotos desde Cuba


El Nuevo Herald reproduce un artículo de Julie Jonson, de The Chicago Tribune, acerca de la campaña lanzada por Orbitz para que el Congreso de los Estados Unidos revoque la ley que prohíbe a los estadounidenses viajar a Cuba.

Según este artículo, Orbitz es la segunda agencia de viajes en Internet y cada mes su página de Internet es visitada por 14 millones de personas.

La petición, dirigida al presidente Barack Obama, al vicepresidente Biden, al Congreso y a la Cámara de Representantes, se encuentra ya en http://www.opencuba.org/. Los firmantes recibirán un cupón de $100 para unas vacaciones en Cuba, en caso de que se levante la prohibición y tan pronto como Orbitz pueda vender viajes a la isla.

John Kavulich, asesor político del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba ha dicho: “…algunos pensarán que Orbitz es un craso ejemplo de mercadotecnia empresarial a costa de los que están en Cuba y no tienen la libertad de viajar, no tienen acceso a internet ni pueden expresar sus opiniones''.

Mientras que el presidente de Orbitz, Barney Harford, ciudadano británico de 37 años que quedó prendado de La Habana durante un viaje a la isla en el 97 reconoce que "Existe el riesgo de una reacción negativa de ciertos grupos de intereses''. Harford planea solicitar apoyo de los líderes cubanoamericanos en los próximos días, cosa que no ha hecho hasta ahora aparentemente por falta de tiempo. La campaña ha sido ideada en marzo y el sitio donde cuelga la petición ha sido creado en sólo dos semanas.

4 comments:

chiquitacubana said...

Ay, que tacaño Orbitz!...debia ofrecer pasajes completos de ida y vuelta a aquellos que los hijosdeputa de la Habana no dejan entrar... y 100 dolares a cada familia para que hoy, dia de las madres, cada mujer tenga un plato decente que poner a la mesa...
abrazos

Mickey said...

Jajajaja... "Orbitz se desorbita" Suerte a Harford consiguiendo apoyo de los "líderes cubanoamericanos".

Evidencias said...

Contigo Chiquita. Te imaginarás como se pone mi abuela en días como este, sabiendo que seguramente seguirán negándole a mi madre volver.

Anonymous said...

Ojalá se lleno aquello de turistas norteamericanos.